Gestión del Conocimiento - Empecemos por el principio...

... os habéis preguntado alguna vez ¿Qué es GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO?, después de una breve reflexión, llegamos a la siguiente conclusión NI IDEA…..

La mejor manera de explicarlo es a través de una historia, “Juan de 2 años, cae en la piscina y comienza a ahogarse, el socorrista se percata de la situación, le saca de la piscina y le aplica primeros auxilios, Juan pasa unas horas en observación y finalmente se recupera”.

Esta historia representa un problema de Gestión del Conocimiento. ¿Por qué se ahogaba Juan? Está claro que por falta de conocimiento, ya que no sabe nadar. ¿Por qué el socorrista es capaz de salvarle? Porque tiene conocimiento, sabe nadar y sabe de primeros auxilios, detalle que tuvo gran importancia a la hora de salvar la vida de Juan y evitar que quedase con
lesiones cerebrales permanentes. Si hubiese sido yo quien la salvara, el desenlace hubiese sido otro, ya que yo no tengo nociones de primeros auxilios.

El conocimiento es aquella experiencia que te permite tomar decisiones y actuar, en definitiva, lo que te permite resolver problemas. Todo lo que haces depende del conocimiento que tienes y todo el conocimiento que tienes depende a su vez de lo que has aprendido a lo largo de tu vida. El socorrista tiene un conocimiento valioso y lo sabe gestionar cuando llega el momento en que lo necesita para resolver un problema. Juan, sin embargo, no tiene conocimiento valioso, no lo puede gestionar y pone en peligro su vida.

Si extrapolamos esta historia a una empresa, las preguntas que surgen son evidentes: ¿Qué conocimiento es importante en tu empresa? ¿Quién lo tiene? ¿Qué conocimiento necesitan los empleados para no “ahogarse” (ser competitivos)? ¿Qué conocimiento tienen otros que pueda “salvarles”? ¿Cómo lo transferimos? ¿Sabes qué conocimiento es imprescindible “retener” aunque las personas abandonen la organización?

En IDES, gracias al proyecto ALERTA, contaremos con un sistema que nos permitirá realizar una vigilancia de las áreas de conocimiento importantes y detectar y estructurar informaciones de actualidad que darán lugar al llamado “conocimiento sensible”. Este conocimiento es aquel que nos permite ser competitivos, mejorar la calidad de nuestro trabajo en función de las exigencias de nuestro ámbito de trabajo y anticipar cambios en nuestro entorno para adaptarnos con mayor éxito.